Cuando Noa Shulman llegó de la escuela de Modi’in, Israel, su madre, Yael, la sentó a comer y puso en su boca puré de batatas mezclado con aceite de cannabis.