Cuando la gente común comienza a acumular equipos de supervivencia y construir búnkers en sus patios traseros, es un signo de los tiempos. Es lo que hizo la