Un estudio de la Universidad de Estocolmo ha establecido lo que se sospechaba de la contaminación química.: “los altos niveles de retardantes de llama bromados en los gatos, se pueden