Un nuevo estudio científico evidencia que los niños que consumen agua del grifo que contiene fluoruro, sufren TDAH en una tasa significativamente más alta. Según un análisis publicado por BioMed