Ha habido un aumento dramático en enfermedades neurológicas vinculadas a la toxicidad del aluminio. La barrera hematoencefálica no se detiene con la intrusión de aluminio en nuestra materia