El campo magnético de la Tierra se está deteriorando a un ritmo tan acelerado, que los científicos creen que los polos norte y sur están a punto de