La élite global ya está preparada para el inminente Apocalipsis. En sus planes no incluyen protección para los ciudadanos comunes.  Expertos mundiales de supervivencia creen que los gobiernos de EE.UU. y