Una flotilla de barcazas de FEMA, cada una capaz de contener a 2000 personas en condiciones de hacinamiento, zarpó de una zona secreta cerca de San Diego. Actualmente