El volcán del Monte Kilauea, Hawaii, tiene un campo magnético que fluye en dirección opuesta al resto del planeta. El extraño hallazgo, que provoca un giro incontrolable, dejó