Emergencia: Bill Gates ordenó urgentemente la construcción de un bunker en su propiedad de Seattle. Aconsejó a los empleados que abandonen Estados Unidos “antes del fin de semana