Una madre estadounidense fue enviada a prisión por negarse a que su hijo de nueve años sea inyectado con un peligroso cóctel de vacunas. Rebecca Bredow fue sentenciada