Uno de los clérigos más antiguos de la Iglesia Católica afirma que las mujeres tienen la culpa de la epidemia de pedofilia dentro de la iglesia. Según el