La científica principal farmacéutica Helen Ratajczak advirtió que el ADN de células de feto humano abortado, que se encuentran en las vacunas, pueden estar causando la epidemia de