El legendario cineasta Stanley Kubrick murió de un aparente ataque cardíaco pocos días después de presentar el corte final de su película: “Ojos bien cerrados” (Eyes Wide Shut) de