Los hospitales recolectan órganos de los Donantes de Órganos, cuando todavía están vivos. Una exposición del Wall Street Journal advierte que las nuevas regulaciones permiten a los médicos