El científico, ampliamente conocido como el “padre del calentamiento global”, admitió por primera vez que los datos utilizados para promover su teoría del cambio climático eran falsos y