El médico que se desempeñó como médico privado de Bill Gates en Seattle en la década de 1990 dice que Gates se negó a vacunar a sus propios hijos cuando