El 25 de julio, la Fuerza Aérea de los Estados Unidos usó un arma de energía dirigida para destruir un meteoro. El mismo podría haber aniquilado la Base