Los científicos han descubierto que la ingestión de alimentos OGM hace que los genes de los alimentos entren al torrente sanguíneo y se absorban en nuestro ADN. Según