Las imágenes de satélite de la NASA han comprobado que el reciente estallido de huracanes extremos en los Estados Unidos se debe a la manipulación artificial del clima.