Un estudio de la Universidad de California en San Francisco muestra que la industria azucarera cerró la investigación y la enterró hace casi 50 años. Su objetivo era ocultar los