El Papa Francisco evitó su arresto. Se canceló un planeado ritual de sacrificio de niños, programado para el Solsticio de Verano, a la medianoche del 21 de junio.