Un sacerdote católico con SIDA admitió haber violado a 30 niñas entre las edades de 5 y 10 años. El Papa Francisco lo ha absuelto. El sacerdote, José