Millones de personas están dañados por las vacunas y ni siquiera lo saben. La epidemia de autismo es el centro del debate sobre la seguridad de la vacunación.