Científicos de la Universidad de St. Andrew en Escocia han publicado en su revista Nature Communications que ahora están produciendo tecnología que es inquietantemente similar a la descripción que se encuentra