Varios ministros proféticos han recibido advertencias del Señor en los últimos años de un terremoto. Les advertían que sera gran magnitud y que llegará al corazón de América. La