Hasta el momento hay tres teorías propuestas para explicar las lluvias de cometas regulares: el Planeta X o Nibiru, la existencia de una estrella hermana para el sol