Los traficantes del sexo en los Estados Unidos están implantando microchips bajo la piel de sus víctimas. El fin de controlar y esclavizar a los niños y jóvenes