Vacunas. Australia ha comenzado a imponer sanciones financieras extremas a los padres que se niegan a vacunar a sus hijos. En consecuencia, sacan dinero de sus cuentas bancarias