En 1799, Napoleón Bonaparte pasó una noche dentro de la Cámara del Rey de la Gran Pirámide de Giza. Durante la noche tuvo una experiencia mística que cambió su