En la Antártida, las temperaturas invernales cayeron tan bajo, como para parecerse a otros planetas. Según los científicos es la temperatura más fría jamás registrada en la Tierra.