Se han descubierto documentos que demuestran que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) y los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) sabían que las vacunas