Un equipo de científicos de la Universidad de Yale encontró indicios preocupantes de una relación entre las vacunas y diversos trastornos neurológicos. El equipo de investigadores de la Escuela