Según los estudios de equipos separados en Francia y España, comer grandes cantidades de alimentos muy procesados, desde cereales para el desayuno, comidas preparadas y helados, conlleva un