Recientemente, en Ngawha, en la Isla Norte de Nueva Zelanda, la gente descubrió uno muy antiguo en una playa, y después de investigaciones científicas, parece que el tronco