No es ningún secreto que la contaminación ambiental que afecta la calidad del aire puede dañar los pulmones y el corazón. Pero una nueva investigación sugiere que la