Una empresa suiza «Swiss Alpin Air» ha comenzado a embotellar aire puro. El fin es vender a aquellos que viven en ciudades contaminadas, por grandes ganancias. Según la compañía,