El detector de partículas más remoto de la Tierra ha detectado la partícula de antimateria más enérgica de la historia: una única partícula ultraligera que chocó contra el