Los astrónomos están desconcertados por las manchas fantasmales de emisiones de radio que se encontraron flotando en el espacio el año pasado.