La startup de California Nano Diamond Battery (NDB) dice que ha diseñado una batería hecha de desechos nucleares que tardará hasta 28.000 años en agotarse.