Un nuevo informe de la Asociación Médica Británica (BMA) advierte que están realizando estudios genéticos para el desarrollo de armas biológicas de diseño capaces de apuntar a grupos