Hace cuarenta años, la industria alimentaria decidió eliminar el yodo de los productos de panadería y reemplazarlo por el yodo con bromo. El Bromo no tiene ningún valor