Un equipo dirigido por investigadores británicos sugiere que un momento óptimo para hacer ejercicio es antes de desayunar.