La ráfaga del clima ártico que actualmente sepulta a Europa y el este de Canadá en metros de nieve podría ser una primera señal de cosas aún peores