La deshidratación es uno de los métodos más fáciles y económicos de conservación de alimentos.