La exposición prolongada a la contaminación del aire puede desencadenar inflamación y la aparición de genes relacionados con el cáncer, según un estudio reciente publicado en Scientific