Cientos de delfines y ballenas están apareciendo muertos recientemente en diferentes costas de todo el mundo en lo que podría ser un signo ominoso de los tiempos.