Historia de la iglesia catolica: El papa Silvestre II y el santo emperador romano Otto III eran dos hombres poderosos y dos amigos ambiciosos.  ¿Qué tan ambiciosos?. Historia