Las mujeres embarazadas que viven a menos de 4 kilómetros de granjas tratadas con insecticidas agrícolas tienen un mayor riesgo de que sus hijos desarrollen tumores del sistema