Los investigadores han detectado más de 50 nuevas sustancias químicas ambientales que acechan en los cuerpos de las personas, la gran mayoría de las cuales son compuestos poco